Yemen

¡El café más antiguo y exótico del mundo!
Hablar de la historia cafetera de Yemen es hablar de la historia mundial del café.

Es imposible desvincularlas. No importa el origen que tomaste hoy: Brasil, Indonesia, Colombia, Etiopía… En el linaje de esos granos está muy presente Yemen. Yemen fue el primer país donde se preparó café, donde se cultivó y distribuyó el grano de forma comercial e internacional.

NUESTROS CAFÉS
Traído a Chile por Mokha Bunn
¿Cuál fue el primer país donde se consumió café? ¿Etiopía o Yemen?

Son muchas las historias y muy pocos los datos que respaldan estas hipótesis. Hasta ahora los dos únicos registros más antiguos sobre el consumo del café, están ligados a la cultura árabe. Uno de estos, por un lado, en el que el doctor Abu Bakr Muhammad Al- Rhaze (865-925), hablaba del café como medicamento en una enciclopedia de salud hace más de mil años. Escribió sobre las propiedades del fruto del bunn (café), y sobre las ventajas de tomar “bunchum” (así se le conocía al café como bebida). En su libro aseguraba que el bunchum caliente era muy bueno para el estómago. Mientras que por otro lado, el doctor y filósofo también árabe Ibn Sina / Avicena (980 y 1.037 d. C.) explicaba en sus estudios las propiedades médicas del bunn.

  • Antigüedad

    Yemen fue el primer país en comercializar café. A partir de 1.536 la mayoría de las tazas que se hacían en toda Europa eran preparadas con granos cultivados en Yemen.

  • Historia

    Ya en el siglo XVII, el Imperio Otomano controlaba la exportación de café yemení desde el puerto de Al-Mokha (Yemen) hacia toda la extensión del Mar Rojo y, durante más de 150 años, lograron ser los únicos comerciantes de café.

  • Conservación

    Como medida para preservar el negocio tostaban un poco las semillas de café verde o las ponían en agua hirviendo para evitar que las pudieran cultivar en otras tierras.

Un poco más tarde los Holandeses también comerciaron el café Yemení con el nombre de café Mokha (nombre que le dieron por el puerto de Al-Mokha), y que poco a poco se convirtió en un adjetivo para el café y el chocolate. Esta mezcla se debe a que el café de Yemen siempre ha tenido fuertes notas a chocolate y cacao, resultado de las condiciones naturales del lugar, donde destacan las propiedades del suelo, el clima, la altitud, además de los procesos de cultivo de los cafetos que otorgan al grano de este lugar cualidades únicas: Granos pequeños pero muy densos, con notas dulces, achocolatadas y frutales. Cualidades y procesos que se siguen conservando

En algún punto del año 1.600, un pirata logró sacar siete semillas de café verde pegadas a su barriga; este contrabandista llegó hasta el sur de la India donde cultivó con éxito las plantas de café. Unos años después los holandeses tomaron algunos cafetos y las cultivaron en Java, Indonesia. Y fue así como, poco a poco, Yemen perdió el comercio mundial del café. Sin embargo, gracias a esto, más del 90% de los granos que se cultivan en el mundo provienen de las montañas de Yemen. Muchas de estas variedades evolucionaron a otros origines, pero en Yemen se mantuvieron las plantas originales. No importa el origen que tomes, hay una gran probabilidad que Yemen esté presente en el linaje de ese grano.

Yemen en la actualidad
Los caficultores de Yemen mantienen su tradición cafetera

Al día de hoy han logrado mantener y mejorar los métodos de trabajo que utilizaban cuando eran el país que más exportaba café. Uno de estos procesos es el del secado natural, donde después de recolectar a mano las cerezas correctas, se extienden al sol para que se sequen. Este proceso pude durar entre 16 a 22 días, lo cual hace que resalte el cuerpo de la taza y los sabores frutales. Este proceso se puede hacer en camas de secados o en los techos de las casas de los caficultores.

Pero el proceso natural no es el único que resalta los sabores exóticos del café de Yemen. Todas las variedades de este país son de altura, es decir que se cultivaron por encima de los 2.000 m s.n.m., esto hace que el grano no sea tan grande, pero son más densos y llenos de dulzor y sabor. También resaltan en ellos los sabores exóticos, frutales y de baja acidez.

Hace siglos Yemen dominaba el mercado cafetero mundial, mientras que en la actualidad el café yemení solo representa el 1% de este mercado. Aunque el porcentaje es pequeño, la demanda es bastante alta, ya que la calidad, el proceso natural, la altura y la trazabilidad del café de Yemen hace que sea un origen único y muy cotizado.

Cabe destacar que en la actualidad solo el 4% del territorio yemení cuenta con suelos aptos para el cultivo de café y, al ser un origen único y muy demandado, existen muchas falsificaciones en el mercado. Para solucionar este problema, es común ver los nombres del caficultor y la finca en las bolsas de café de Yemen. Esta medida fue adoptada tras un esfuerzo conjunto entre el gobierno, caficultores y exportadores para lograr mantener la trazabilidad de todos los granos que se cultivan en el país. Con ello, la trazabilidad busca garantizar el origen del producto y honrar a la gente que está detrás de toda esta labor de producir un café de calidad.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE YEMEN
IR ARRIBA
× ¿Cómo podemos ayudarte?